26 jun. 2009

FÉNIX UNO
































Aquí
donde no estás
recupero la ceniza
y tu vuelo sin claudicación.

Aquí
sin dimisiones
viviré todos los comienzos.

No me digas sí
ahora que enamoro en ese miedo,
que te pierdo y no te dejo.

Es bueno dejar la mirada sin ataduras
y la duda divagando
porque vuelve. Siempre vuelve.

Un vacío nos ataca
y nos deja prisioneros
apagándonos jamás.

Ahora que te pierdo y no te dejo

1 comentario: