26 jun. 2009

FÉNIX DOS






















Tocar una palabra
era mentir
estremecer  la casa
y aprender tu nombre.

Ahora,
toda palabra
en la que estallas, en la que duermes
en sí misma la última materia
es venir a contemplar la muerte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario