26 jun. 2009

FÉNIX SIETE
















.
Un día
sólo un día
al norte
de su genuino idioma
clavé amenazas.

Y al otro día
los desnudos puntos cardinales
se inflamaron en signos de hastío y abandono.

La disuelve el aire con su firmamento de enredos.
Huele a instrumentos calientes.
tiñe nirvanas
y todo su aire miente.
El olvido será fuego en ruinas, me digo.

¿Sabré soñarla
y mirarla mudo,
mar adentro?

El pecho de la luna
abre su sangre poseída
y yo
no puedo ser cogido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario