26 jun. 2009

FÉNIX CUATRO

















Un pájaro total
destruye el fetiche de la vida
atada al doméstico aro de la duda

y también muerde
la ruina de los topos arañando la materia del terror.

Todo esto irrita.
El pájaro y el topo.
Me lacera tu desgano.

¿De qué te sirve sonreír a cada día
si no diré palabras?

Todo parece claro.
Nada enlaza
Ni el destino conocido
en el silencio de alas renaciendo.
Ni lo cotidiano
en nuestro abrazo cada día.

No hay comentarios:

Publicar un comentario